El método más agresivo para blanquear los dientes

Una sonrisa radiante puede llegar a impresionar en una cita romántica, entrevistas o reuniones. A quien no le gustaría tener unos dientes blancos, sanos y fuertes, sin embargo para ello hay que seguir algunos regímenes estrictos para que a través de los años no se deterioren o agarren un aspecto amarillento. Hoy día existen alternativas efectivas para solucionar este problema estético pero aquí te enseñamos el método más agresivo para blanquear los dientes fácilmente.

En el mercado hay cientos de productos que ofrecen los mismos resultados que un tratamiento profesional, pero uno poderoso aleado es el bicarbonato de sodio. Este ingrediente se ha utilizado desde hace muchos años atrás para diversas causas, especialmente para aclarar las piezas dentales naturalmente. La razón es muy sencilla, se trata de un proceso eficaz que con solo pasarlo por los dientes puede eliminar manchas persistentes.

A pesar de brindar resultados positivos en pocas semanas tiene un solo inconveniente, su efecto abrasivo. Por esta razón no se recomienda utilizarlo con frecuencia de lo contrario puede dañar el esmalte de los dientes. Por supuesto, su poder abrasivo lo hace ser bastante útil para remover manchas oscuras que no salen tan fácilmente con la pasta dental, así como lo es la placa cotidiana.

Cómo utilizar el bicarbonato de sodio

Para emplear el bicarbonato de sodio no necesitas de muchos ingredientes ni tampoco te lleva tanto tiempo. Lo que puedes hacer es realizar buches de bicarbonato o bien puedes colocarle a tu cepillo dental una pequeña cantidad para cepillarte suavemente por unos segundos. Otra alternativa para aclarar la dentadura que puedes preparar en casa es haciendo una mezcla de bicarbonato, junto de limón y pasta dental.

Para esta última receta lo que tienes que hacer es colocar en un recipiente una cucharadita de bicarbonato de sodio, un poco de pasta dental y unas gotas de limón. A continuación revuelve los ingredientes hasta que queden integrados y obtengas una pasta hogareña, luego coloca una pequeña cantidad de la mezcla resultante en el cepillo de dientes y cepilla los dientes manchados.

No cepilles los dientes de forma brusca ni más de 3 segundos, procura que el cepillo realice su trabajo eficientemente o cámbialo por uno nuevo y no repitas el procedimiento para blanquear los dientes más de una vez a cada 30 días. No olvides que el uso frecuente y fuera de lo recomendado del bicarbonato de sodio puede resultar perjudicial para la salud dental.

Al optar por una solución natural para el blanqueamiento dental debes tomar en cuenta que se trata de un proceso que puede tomar varias semanas, por tanto, debes tener toda la paciencia del mundo si quieres resultados sorprendentes. Además es importante visitar prolongadamente al odontólogo para revisar tu estado dental y para conocer las causas de los dientes manchados o con aspecto amarillento. De esta forma puedes a contribuir a no hacerlo o no consumir ciertos alimentos perjudiciales.