Limón, bicarbonato y hojas de salvia para blanquear los dientes

Conseguir una dentadura blanca y saludable libre de manchas amarillas no tiene por qué convertirse en un dolor de cabeza. Ahora existe una amplia alternativa de remedios naturales que han demostrado ser de gran ayuda para restaurar el estado dental, removiendo a su vez las manchas marrones que se originan por diversas causas. Quienes lo han utilizado aseguran que los resultados son efectivos y que no se requiere de una gran inversión.

El limón, el bicarbonato y hojas de salvia para blanquear los dientes resultan ser poderosos productos para eliminar manchas de cualquier tipo que se producen a través de los años. Sin embargo, no se debe abusar de estos tratamientos ya que tienen un poder abrasivo que pueden dañar el esmalte natural de los dientes. Así que esta es tu oportunidad de poner en práctica estos agentes blanqueadores para ver resultados en tan pocas semanas.

La mejor manera de combatir las manchas es siendo cuidadosos y procurando que tus dientes jamás lleguen a mancharse. Para ello debes dejar por un lado los malos hábitos de higiene bucal, alimentos, bebidas o infusiones. Además debes utilizar hilo dental para eliminar residuos alimenticios alojados en los espacios de los dientes.

Remedios caseros para blanquear los dientes

  1. Limón y bicarbonato de sodio: este tratamiento no podía ser falta, ambos ingredientes poseen de componentes especiales los cuales remueven las manchas amarillas en los dientes. El procedimiento es realmente sencillo por lo que no será difícil ponerlo en práctica. Puedes emplear este remedio casero de diversas formas, pero la más común es la siguiente. Primero debes colocar en un recipiente un poco de pasta dental habitual, luego añade una cucharadita de cafetera de bicarbonato de sodio y un poco de jugo de limón. Revuelve bien todo hasta obtener una pasta homogénea, ahora cepíllate los dientes como de costumbre para ver resultados en pocos días. Lo ideal es repetir el proceso una vez a la semana ya que el limón y bicarbonato de sodio tienen un poder abrasivo que pueden dañar el esmalte natural de los dientes.
  2. Hojas de salvia: este es otro efectivo tratamiento casero para blanquear los dientes de forma fácil y natural. Esta planta multifacética se ha empleado desde hace muchos años para solucionar varios malestares y dolencias, y ahora también resulta un gran aliado para remover manchas amarillas en la dentadura. El procedimiento a realizar es también sencillo, solo debes tomar unas hojas de salvia para ponerlas a hervir y lograr una infusión.

Ahora ingiere un poco de la infusión y cuando hayas terminado cepíllate como de costumbre los dientes. Otra opciones es realizar gárgaras para penetrar en cada rincón de la boca, de esta forma contribuirás al blanqueamiento dental naturalmente sin causar ningún daño.